Ventanas oscilobatientes o correderas

Elegir entre ventanas oscilobatientes o ventanas correderas significa calibrar las ventajas y desventajas de ambos sistemas de cerramiento. Las dudas surgen cuando necesitas, por ejemplo, un buen aislamiento térmico, pero te gusta un tipo de apertura más compacto en la ventana, o cuentas con habitaciones poco espaciosas y con los muebles ya no tienes mucho más margen para la ventana.

Ventanas oscilobatientes o correderas, cuál elegir

Veamos qué diferencias existen entre una y otra para que puedas elegir la opción más adecuada para ti.

Las ventanas oscilobatientes

La ventana oscilobatiente cuenta con dos ejes y dos tipos de apertura, en donde el eje vertical permite abrir la ventana hasta un máximo de 180° y el horizontal permite que inclines la ventana desde arriba, dejando una apertura superior de unos centímetros.

Los dos ejes se manejan con una única manivela, girando a la posición adecuada puedes abrir la ventana oscilobatiente de forma tradicional o de forma abatible, dependiendo de tus necesidades en cada momento.

En los hogares este tipo de ventanas suele ser de PVC, el motivo es que al poder fabricarse de manera industrial, incluso a medidas y configuraciones personalizadas, resulta más económica que en aluminio.

Las ventanas oscilobatientes

Puedes leer nuestra publicación sobre Ventanas Oscilantes aquí, y también nuestra publicación sobre Diferencias entre PVC y Aluminio aquí. Te puede resultar de mucho interés.

Oscilobatientes: Ventajas de las ventanas oscilobatientes

La ventaja de las ventanas oscilobatientes es su mecanismo y flexibilidad, ya que tienes la posibilidad de abrirlas completamente para lograr una gran ventilación o poder asomarte al exterior. O también utilizarla en su apertura superior para ventilar con pasivamente una habitación, sin que tengas que abrirla por completo y ocupando un mínimo espacio. Así mismo también puedes cerrarla herméticamente si lo que quieres conseguir es todo lo contrario, que no entre el clima exterior ni se escape el interior.

Sus niveles de aislamiento son tan altos gracias a ese mismo mecanismo de cierre hermético, que aísla del ruido externo y mantienen la temperatura de la habitación en cualquier momento del año.

Ventajas de las ventanas oscilobatientes

Además de lo mencionado, son más fáciles y seguras de limpiar, pues puedes limpiar las dos caras del cristal desde el interior, sin tener que asomarte por fuera o tener que descolocar la hoja de la ventana para poder limpiarla bien.

Oscilobatientes: Desventajas de las ventanas oscilobatientes

Una de las desventajas de las ventanas oscilobatientes es su elevado precio comparado con las ventanas correderas en aluminio tradicionales a las que estamos acostumbrados.

Por otro lado, tienes que ser previsor con las medidas de las ventanas, asegurarte que dispones con espacio interior suficiente, ya que en su forma batiente se abren por completo. Si no cuentas con este espacio, tal vez deberías de optar por otras soluciones de ventanas, como las correderas.

Otra desventaja puede ser el uso de cortinas o estores con este tipo de ventanas oscilobatientes. Puedes usarlo igualmente, y mejor si al instalar el estor o cortina tienes en cuenta los centímetros de apertura superior para que no empuje la tela. No obstante es cierto que puede ser más engorroso maniobrar con estas ventanas cuando hay cortinas o estores.

Las ventanas correderas

Las ventanas correderas son aquellas cuya forma de apertura es deslizarla de forma horizontal, deslizándose en un carril y poniéndose las dos hojas en paralelo ocupando un espacio ultra-compacto cuando esta completamente abierta. Se pueden realizar en aluminio o PVC, aunque las más comunes y económicas son de aluminio.

Este tipo de ventanas no necesita mucha más presentación porque son las más comunes y que todo conocenos en España.

Las ventanas correderas

Correderas: Ventajas de las ventanas correderas

Estas ventanas se adaptan a todas las medidas y a cualquier lugar, por más complicado que parezca una ventana corredera siempre es una solución. Son perfectas cuando no hay espacio suficiente para que las hojas se abran hacia el interior, y resultan una alternativa económica, sencilla y completamente funcional.

Podríamos decir que sus dos grandes ventajas son ser tan compactas, manejables y su precio.

Además no tienes que renunciar a un buen aislamiento con este tipo de ventanas, pues las hay con rotura de puente térmico, aunque a un precio menos económico.

Puedes conocer más sobre este tipo de ventanas y la rotura de puente térmico en nuestra publicación sobre Aluminio o PVC aquí.

Las ventanas correderas

Correderas: Desventajas de las ventanas correderas

Si bien hoy en día estas ventanas han mejorado considerablemente la capacidad de aislamiento y técnicas de fabricación en sus juntas, no son tan herméticas como las oscilobatientes. Esto se puede encontrar sobre todo en el aislamiento acústico.

Nunca estará disponible todo el hueco de la ventana, siempre será la mitad aunque este totalmente abierta.

Su limpieza puede ser más difícil, ya que hay que sacar el brazo fuera para poder limpiar la parte externa del cristal, o desmontar las hojas, lo que no siempre es sencillo para algunas personas y puede ser incluso peligroso.

Elegir la ventana perfecta

Sin duda tus necesidades dirán qué es lo más adecuado, debes evaluar qué ventanas son más acordes en los espacios, el entorno donde vives y si es necesario un aislamiento térmico y acústico.

Conociendo las características principales de cada tipo podrás tomar una decisión más acertada.

En Ventanas Mirasol estaremos encantados de asesorarte y suministrarte tus ventanas perfectas. No dudes en contactar con nosotros y contarnos tus necesidades.

No olvides que puedes contactar con nosotros y solicitar presupuesto por WhatsApp, email o visitándonos en nuestra tienda-exposición en Valencia.


¿Te parece últil? Compártelo con tus conocidos


Lunes a viernes de 9:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00